Back to grey

noviembre 21, 2010 at 3:22 pm (Uncategorized)

Back to grey porque esto es Dublín y entre el gris y el verde lo tienen todo hecho.

La última entrada de este blog fue hace bastante, y como una rubia bastante cabreada, ahora soy una rubia un poco emo, pero igualmente con mala leche, así que un mal comentario y le puedo saltar los dientes a alguien, eso sí, siempre con amor <3

 

A lo que iba, que como supongo que ya sabreis quienes leeis esto ( vease Aarón, Raque mi Raque y yo) ya llevo dos meses por las Irlandas y francamente esto me gusta. Por alguna extraña razón siento como si esto fuera una pelicula en la que este año será la conclusión de una historia, porque señores, Irlanda es así, sólo ella sabe como revolverme las entrañas, mostrarme cosas nuevas y que aun así es capaz de que la siga queriendo (aunque es un poco difícil cuando a las 11 de la mañana es casi de noche y a las 5 de la tarde es casi como si fueran las 5 de la mañana…).

Llevo aquí dos meses y lo estoy gozando como una cerda, hale, claro y conciso. Me gusta reconectar con mi antiguo yo, ese yo que empezó a surgir aquí hace 5 años ya… Ese yo de pinchos y metal, de gritos y negro, de vicios y hostias… sobre todo vicios y hostias… y no está nada mal. Pero ya no fumo, ahora soy una chica sana, y tampoco bebo, no por sana, eso es más por vaga.

El problema de esta reconexión es que lo estoy haciendo con todo lo de aquella época, época que duró casi 4 años, época en la que hice todas esas cosas que no se deben hacer, época en la que comence mi carrera particular contra el muro y contra el mundo, época en la que aprendí más de lo que debería en menos tiempo del que quería. Sobreviví. Ahora es un buen momento para recordarlo, algo así me dije yo, ya soy mayor, ya lo he pasado. Sorpresa, no lo es, no ha sido la idea del siglo, pero tampoco es mala del todo.

El pasado es…como unos zapatos de tacón. Hacen daño, pero llega un momento en el que te acostumbras a llevarlos y aunque la rozadura te llegue hasta el hueso ya te olvidas, y aprendes a caminar, incluso a caminar con estilo, hasta que quieres correr. La jodiste, se te olvidaba que los llevabas hasta que la herida vuelve a doler y entonces piensas que ya es hora de quitartelos. Y me los voy a quitar.

Es todo demasiado random… no, es stream of conciousness, que para algo estoy en la ciudad de Joyce, y al que no le guste que monte y de pedales.

Y me siento tan bien, estoy haciendo lo que quiero, pero poco a poco, el antiguo yo volverá, pero ya más domesticado. No es lo mismo tener 15 años que tener 21, es así. Y creo que lo mio es el metal, más concretamente el brutal death metal como dice mi Juani ,  ¿ Por qué quemar una iglesia cuando puedo quemarte a ti?  Y visto lo visto también es lo mio es stream este…

 

Llevo cosa de una hora tirada en esta moqueta mugrienta, escuchando a Marea, y ahora la más mejor compañera de piso, de aventuras y puede que posible futura amiga ( ¡qué cosas te digo Margaret!), amante a los ojos de todos (¡viva el rollo bollo de palo!) y compositora, está haciendo la comida, y yo quiero comer, así que pienso que iré dejando esta cosa que he hecho hermosos mios.

Iba a prometer que intentaría llevar esto más al día, pero paso de engañar a nadie, todos sabemos que la constancia no está entre mis virtudes.

 

En definitiva, que está bien recordar viejos tiempos y yo estoy bien, de hecho, estoy bastante bien, mejor de lo que esperaba. Y como palabras bonitas de despedida os diré una cosa, y es que esto sería mucho mejor si estuviérais vosotros aquí ( inner rubia: ¡venid cabrones!)

Rubiesos para todos.

 

 

PS: No he puesto fotos por dos motivos: 1, que no quería, otro que no me acuerdo.

PS’: No, no he tenido ganas de editar. Soy una rebelde literaria.

 

Permalink 1 comentario